¿Cómo es el tratamiento de candidiasis intestinal crónica? Clínica UMEBIR

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Es difícil no leer el nombre del Dr. Fernando Ruger Viarengo o el de la Clínica UMEBIR cuando se buscan especialistas médicos en candidiasis intestinal. Ambos son especialistas de referencia en el país y a nivel internacional en el tratamiento de candidiasis. Aunque una gran cantidad de pacientes acuden a PNI, terapeutas, nutricionistas y coaches que dicen ser expertos en este tema, la gran mayoría de las personas que acuden a estos “terapeutas” acaban confiando su salud a los pocos médicos realmente especialistas que existen, como el Dr. Fernando Ruger Viarengo.

El doctor afirma que lo primero que hay que tener en cuenta es “la falta de regulación y de una obligación que es del propio estado de velar por la salud de los habitantes, no controlando o fiscalizando y dejando proliferar terapeutas, coaches o PNI sin una formación o título habilitante que dé seguridad a la población de que aquella persona dispone de las herramientas académicas y legales necesarias y suficientes para solucionar un problema de salud y se encuentra registrado en un colegio profesional que le dé el carácter habilitante”. El experto afirma que ninguno de estos tres casos mencionados (PNI, coaches o terapeutas) disponen de dichas herramientas ni legales, ni académicas, ni necesarias ni suficientes.

El tratamiento de candidiasis científicamente respaldado

Los nutricionistas disponen de herramientas necesarias para una parte del tratamiento de candidiasis, que es la formulación y supervisión de la dieta y la educación sobre el cambio de hábitos. De todos modos, no suficientes, ya que no disponen de herramientas académicas ni legales para la prescripción de pruebas ni la interpretación ni el diagnóstico, y mucho menos la prescripción de fármacos químicos ni suplementos naturales, que también tienen efectos e interacciones que deben conocerse y que en alguna ocasión pueden poner en riesgo la vida del paciente.

Por otro lado, el Dr Fernando Ruger Viarengo cuenta que estas personas, aparte, “tienen los grupos de Facebook o libros de autoayuda donde un pseudogurú, habitualmente un enfermo que se dice recuperado, da consejos, en general en contra de la medicina, las farmacéuticas, con una línea negacionista o de estirpe de conspiración de lo que la sociedad está siendo víctima. En realidad son ellos mismos los que actúan de verdugos de grupos de 15 o 30.000 o más personas, que se dejan guiar por consejos e incluso prescripciones de medicación o suplementos en algunos casos prohibidos, o que ponen en riesgo la salud de las personas”. De hecho, un 86% de los pacientes de candidiasis intestinal que llega a Clínica UMEBIR han pasado por estos grupos o libros, o incluso por manos de algunos de los oficios u ocupaciones anteriormente nombrados, sin éxito y a veces con secuelas irreversibles.

“La cándida es parte de la microbiota habitual y es normal tenerla”. Tal y como afirma el experto, “esta es la primera frase que se escucha en los pacientes que explican que se lo dijeron sus médicos al ver alguna analítica. La respuesta correcta es no, no es parte de la microbiota intestinal habitual“. En Clínica UMEBIR cuentan con miles de exámenes de microbiota por detección de ADN donde no se encuentra material genético de cándida. Sin embargo, no encuentran ninguno que no se vea material genético de E. Coli y esta si es parte de la microbiota intestinal habitual.

Ahora bien, que no sea parte de la microbiota intestinal habitual no quiere decir que no se encuentre habitualmente, o que no sea parte de la microbiota habitual de la vagina, el pene o la piel.

Esto de lo habitual de encontrarla en el intestino sucede debido a los cambios de hábitos alimentarios de la población, el exceso de consumo de hidratos de carbono, azúcares refinados o frutas en exceso, entre otros desequilibrios que se suelen escuchar en consulta. “Todo esto podemos considerarlo predisponente al sobrecrecimeinto de cándidas. Si a esto se le suma una microbiota disfuncional que no proteja, y/o un sistema inmune debilitado, se dan las condiciones para que esa colonización que, aunque no sea normal o habitual, lo solemos encontrar habitualmente, se descontrole y pase de una colonización a una infección o sobrecrecimeinto”, añade el doctor.

La candidiasis intestinal es un serio problema de salud en crecimiento o expansión constante, con síntomas muy diversos intestinales y extraintestinales que son grandes simuladores de otras patologías como la fibromialgia, la fatiga crónica o la SQM entre otras. Esto se debe, sobre todo a los metabolitos orgánicos que estos sobrecrecimeintos generan y sus efectos en el organismo, basados en una inflamación crónica de bajo grado, incluso se puede ver inflamación del sistema nervioso.

La cándida vive en biofilms dentro del intestino, por lo que es difícil de diagnosticar y de tratar. Puede estar básicamente en dos: formas intraluminal en forma de levadura o bien intracelular en forma de hifa o pseudohifa, esta última más agresiva y cronificada. Cada una tiene su tratamiento de candidiasis especifico.

En Clínica UMEBIR disponen de una serie de exámenes que permiten diagnosticar tanto en colon como en intestino delgado los sobrecrecimeintos de cándidas y otros hongos con los antifungigramas, que indicaran las sensibilidades a fármacos. Con base a todo ello, realizan un esquema de dietoterapia con restricción del consumo de hidratos y con suplementos necesarios para mantener una nutrición celular adecuada y mantener la microbiota intestinal sin pérdida de phylum importantes. La formulación magistral de fórmulas antifúngicas farmacológicas y de herbáceos que se prescriben en forma sinérgica con la dieta, tratamiento paralelo del refuerzo de la microbiota saludable, soporte del sistema inmunitario, y de esta forma revierten los motivos que han dado lugar a este sobrecrecimeinto. Aunque muchos pacientes pueden revertir una candidiasis crónica en 6 meses, no deben desconocer que la media es de 12 a 14 meses más unos 5 meses de modulación terapéutica de la microbiota que evite las futuras recaídas. Esto es un tratamiento de candidiasis en condiciones con respaldo científico y seguridad médica.

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis intestinal?

Las personas que sientan síntomas inexplicables como distensión abdominal, pérdida de memoria o concentración, caída de cabello, ansiedad, depresión, dolores musculares, dolores articulares, fatiga crónica o cansancio extremo, diarreas, gases, tratamientos previos de Helicobacter, digestiones difíciles o pesadas, candidiasis vaginal o genital recidivantes, lengua blanca, mal aliento, cambios de peso sin sentido, obesidad que no responde a dietas, bajo peso que no se recupera, antojo por dulces, picores en el cuerpo o reacciones alérgicas o consumo en exceso de antibióticos, deben consultar con un especialista porque hay muchas probabilidades de que padezcan una candidiasis intestinal crónica que sea responsable de todos los síntomas. La solución se encuentra en un tratamiento de candidiasis adecuado y seguro que dista de los grupos de Facebook, un libro, o una guía de nutricionista, naturista, PNI o coach, que incluso puede exponer a riesgos graves a los pacientes.