¿Cómo comprobar si una moto de segunda mano está en buen estado?

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Para muchos, comprar una moto de segunda mano es una alternativa que representa la oportunidad de adquirir un vehículo cuando el modelo deseado ya no se fabrica o el presupuesto no es suficiente para uno nuevo. Si se toman en cuenta los factores necesarios, este tipo de transacciones no tiene por qué suponer una decisión arriesgada.

Incluso cuando la compra y venta de vehículos de segunda mano se hace entre particulares, una garantía mecánica otorgada por el vendedor es una opción adecuada para poder hacer la transacción con mayor seguridad y tranquilidad para ambas partes. En este ámbito, Atlántica Garantía S.A. ofrece soluciones rápidas y confiables a través de su sitio web, donde es posible contratar el servicio de garantía mecánica de forma online.

Cómo comprobar el buen estado de una moto de segunda mano sin ser un experto

Una vez que el posible comprador ha tomado la decisión de adquirir una moto de segunda mano y ha hecho su elección, llega el momento crucial de ver el vehículo para comprobar su estado general. Durante la primera impresión, es importante recordar que, en la mayoría de los casos, el aspecto es lo menos relevante, ya que una moto puede estar reluciente por fuera después de una intensa sesión de lavado, pero por dentro estar hecha un desastre. Por lo tanto, lo recomendable es fijarse en los detalles que difícilmente pueden ser disimulados, como rozaduras o cromados picados.

Un aspecto que no pasa por alto, ni siquiera entre los más inexpertos, es el kilometraje. Descubrir la cantidad de kilómetros recorridos puede ser fácil si se pone atención en el desgaste de alguna de las piezas. Por ejemplo, en una moto en la que nunca se ha roto el cable del cuentakilómetros empieza a notarse el uso en las gomas de puños, pedales y reposapiés. En cambio, si lucen nuevos, puede que hayan sido cambiados por alguna caída, rotura o desgaste y el kilometraje en estos casos suele ser elevado.

La garantía mecánica para una moto de segunda mano es importante

Al comprar un coche o una moto nueva, el fabricante está en la obligación de responder ante cualquier avería que pueda producirse en el vehículo en un período de dos años. Culminado este tiempo, las averías mecánicas deben correr por cuenta del propietario y es en este punto donde las garantías mecánicas desempeñan un papel fundamental.

En Atlántica Garantía S.A., se encargan de evaluar las características de vehículos de segunda mano y, basados en su experiencia, recomiendan los planes que mejor se adaptan a las necesidades de sus clientes.