Las autoridades chinas “tienen las herramientas para intervenir” si la crisis del endeudado gigante inmobiliario Evergrande y sus implicaciones para el sector en el país asiático se agravasen, según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La actualización de octubre del Informe sobre Estabilidad Financiera Global del FMI, publicada este martes, apunta que, por el momento, el contagio a otras inmobiliarias chinas se ha limitado a promotoras que ya se encontraban en una situación de debilidad financiera y cuya deuda ya tenía calificaciones bajas.