China en contra del frente común de EEUU y Japón

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Gobierno chino ha declarado su repulsa a las conclusiones del encuentro mantenido este viernes entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, en el que ambos líderes resolvieron la creación de un frente común para superar los “desafíos” que representa Pekín y sus intereses en la región del Asia-Pacífico.

“Estos comentarios han ido mucho más allá del ámbito del desarrollo normal de las relaciones bilaterales. Son perjudiciales para los intereses de terceros, para el entendimiento mutuo y la confianza entre los países de la región y para la paz y la estabilidad de Asia-Pacífico”, ha lamentado la Embajada de China en EEUU a través de un comunicado.

Las críticas vertidas por ambos líderes a la situación de los Derechos Humanos en China — ejemplificada en las denuncias de ONG internacionales de abusos contra la minoría uigur en Xinjiang –, así como las críticas a las ambiciones soberanistas de Pekín, ha molestado especialmente al Gobierno chino.

“Taiwán, Hong Kong y Xinjiang pertenecen a los asuntos internos de China. El Mar de China Oriental y el Mar de China Meridional se refieren a la integridad territorial y los derechos e intereses marítimos de China. Estos asuntos guardan relación con los intereses fundamentales de China y no permiten interferencias”, de acuerdo con la nota.

Asimismo, China ha aprovechado para criticar la decisión de Japón de vertir las aguas del reactor de la planta nuclear de Fukushima, destruida durante la catástrofe sísmica de 2011. “El desafío más urgente para la seguridad de esta región es la decisión unilateral de Japón de descargar las aguas residuales radiactivas de Fukushima en el océano”, de acuerdo con la Embajda.

“La decisión es extremadamente irresponsable y dañará gravemente los intereses inmediatos de los países y pueblos de la región. Si EEUU y Japón todavía son conscientes de la salud y la seguridad de las generaciones futuras de países de la región, incluidos ellos mismos, deberían tener precaución en cuanto al tratamiento de las aguas residuales radioactivas”, según la nota.