Cepsa pierde 919 millones en 2020

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cepsa registró unas pérdidas netas de 919 millones de euros en 2020, frente a las ganancias de 820 millones de euros en el año anterior, lastrada por el impacto del Covid-19, especialmente en el primer semestre del año, que ha llevado a acumular al grupo unos deterioros por unos 920 millones en el ejercicio, ha informado la compañía.

En concreto, el resultado neto del grupo el año pasado incluye el efecto contable de la valoración de inventarios, con un impacto negativo de 369 millones de euros, y el deterioro de activos, por otros 551 millones de euros.

No obstante, el beneficio neto ajustado de la compañía, que mide específicamente el desempeño de los negocios, registró en 2020 un saldo positivo de un millón de euros.

Pese a la compleja situación provocada por la pandemia, el resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo alcanzó los 1.187 millones de euros, con todos los segmentos de negocio registrando un Ebitda positivo en el ejercicio.

LA QUÍMICA, EN UN AÑO RÉCORD

En este sentido, destacó el buen comportamiento del negocio de Química, que logró un año récord, y la resiliencia mostrada por el negocio de Comercialización, que compensaron así la caída de la actividad de las áreas de Exploración y Producción y de Refino por el impacto de la reducción de la demanda y la bajada del precio del petróleo provocados por el Covid-19.

Asimismo, el grupo confirmó en el cuarto trimestre de 2020 la tendencia al alza iniciada por la compañía entre los meses de julio y septiembre, cuando la actividad económica comenzó a recuperarse, con un Ebitda de 277 millones de euros en los tres últimos meses del año.

Así, mejoraron los resultados en todos los segmentos de negocio en los meses de octubre a diciembre, excepto en el de Comercialización, puesto que la red de estaciones de servicio se vio afectada por las nuevas restricciones de movilidad.

El consejero delegado de Cepsa, Philippe Boisseau, ha destacado que 2020 ha sido un año “extremadamente complejo para la industria del petróleo y el gas a nivel mundial”, en el que la prioridad desde el principio de la pandemia del grupo fue, “y sigue siendo, garantizar la seguridad, la salud y la protección de todos nuestros empleados, clientes y proveedores, y mantener nuestras operaciones como proveedor de energía esencial para la sociedad”.

Asimismo, ha subrayado el esfuerzo de la compañía por “estabilizar los flujos de caja, reforzando el balance y aumentando la liquidez”. “Gracias a nuestro temprano enfoque en la eficiencia, el control de costes y acciones comerciales, hemos terminado el año con un flujo de caja libre positivo y una posición financiera muy sólida. Esto nos
permitirá capturar las oportunidades que surjan a partir de la esperada recuperación del mercado durante 2021”, dijo.

En este sentido, la energética controlada por Mubadala y The Carlyle Group tuvo un flujo de caja operativo en el ejercicio de 881 millones de euros, con una liberación adicional de 138 millones de euros proveniente de la variación del capital circulante, como resultado del descenso de
los precios del crudo y de los productos, y de la aplicación de varias iniciativas de optimización.

SUPERA OBJETIVOS DE AHORROS, CON 527 MILLONES.

Además, Cepsa lanzó en abril un Plan de Contingencia que ha superado el objetivo de ahorro inicial de 500 millones de euros, hasta alcanzar los 527 millones de euros.

La empresa también mejoró considerablemente su estructura de capital, reforzando su posición de liquidez y poniendo fin a los vencimientos de deuda, incluyendo dos emisiones de bonos de 500 millones cada una.

Así, Cepsa contaba a cierre de 2020 con una liquidez total de 4.530 millones de euros, que le permite hacer frente a casi 5 años de vencimientos de deuda, y con un ratio de deuda neta a Ebitda de 2,7 veces.

Por otra parte, el grupo invirtió el pasado ejercicio 652 millones de euros, fundamentalmente destinados a incrementar la eficiencia de sus instalaciones industriales.

En lo que se refiere a los dividendos pagados correspondientes al ejercicio 2020, ascendieron a 166 millones de euros, lo que supone un descenso del 63% frente al año anterior.

PLAN ESTRATÉGICO EN LOS PRÓXIMOS MESES.

Cepsa dará a conocer su nuevo plan estratégico en los próximos meses, una nueva estrategia que supondrá un giro ‘verde’ en los negocios y actividades de la empresa, abordando las oportunidades de la
transición energética y marcando un punto de inflexión en su trayectoria.

“La pandemia ha actuado también como catalizador de la transición energética. En los próximos meses anunciaremos nuestra nueva estrategia, que marcará un punto de inflexión para Cepsa, dando un giro ‘verde’ a nuestras actividades. Estoy muy ilusionado con nuestro nuevo plan estratégico, que establecerá cómo Cepsa abordará las oportunidades que ofrece la transición energética y ampliará sus compromisos medioambientales”, afirmó al respecto Boisseau.

PREVÉ QUE EN LOS PRÓXIMOS MESES SIGA LA PRESIÓN POR EL COVID.

Finalmente, la petrolera ha señalado que la demanda de productos petrolíferos en la Península Ibérica sigue viéndose negativamente afectada por las consecuencias de la pandemia en este inicio de 2021, con una caída del 20% en los volúmenes de ventas en enero del negocio de comercialización respecto al pasado mes de diciembre, debido a las nuevas restricciones a la movilidad tanto en España como en Portugal.

Así, prevé que en los próximos meses continúe la presión sobre los márgenes de refino en Europa y una demanda moderada de productos refinados.

No obstante, considera que su estructura de costes ajustada tras las iniciativas de eficiencia acometidas en 2020, su sólido balance y su amplia liquidez, así como la reorganización implementada durante el pasado año para potenciar la orientación comercial y la captación de oportunidades, dotan al grupo de una buena posición “para aprovechar la esperada reapertura de la economía en 2021”.