Bruselas ve “indispensable” que la nueva normativa sobre baterías sea aprobada “como muy tarde” en 2022

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La Comisión Europea ha pedido este viernes que se aceleren las negociaciones para que la nueva normativa sobre baterías sea aprobada “como muy tarde” en 2022, algo “indispensable” para que el bloque encare desde una buena posición el incremento esperado en la producción de este producto para el año siguiente.

“Debemos acelerar los trabajos entorno a la propuesta de reglamento sobre baterías y conseguir adoptarlo en 2022 como muy tarde, al tiempo que mantenemos el nivel general de ambición de la propuesta en sostenibilidad y reciclaje. Esto es indispensable, dado el aumento esperado de la producción de baterías en 2023”, ha expresado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Maros Sefcovic, que lidera los avances de la Alianza Europea de Baterías.

El eslovaco ha pronunciado estas palabras tras la quinta reunión ministerial de este grupo, en la que también han participado el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, y representantes de los catorce Estados miembros con inversiones “significativas” en la cadena de valor de las baterías. En nombre de España ha participado el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco.

Durante la rueda de prensa, Sefcovic ha destacado que Europea “sigue siendo un lugar clave” para las baterías y está “cerrando la brecha” con respecto a los competidores asiáticos. La Alianza ha apoyado ya casi 70 proyectos industriales y Bruselas prevé que se creen de tres a cuatro millones de puestos de trabajo para 2025.

La producción de baterías de iones de litio son las que han mostrado “el mayor progreso” y la UE cree que puede ser el segundo productor del mundo de este tipo de células en los próximos años, sólo después de China.

Sin embargo, Sefcovic ha enumerado algunas de las prioridades más “acuciantes” del bloque para acelerar el desarrollo del sector de las baterías, y la primera de ellas es precisamente aprobar el nuevo reglamento como muy tarde el próximo año. El borrador legislativo fue presentado en diciembre del año pasado y busca fijar requisitos obligatorios sobre la sostenibilidad, seguridad y ciclo de vida de todas las baterías que sean comercializadas en la UE.

Además, el Ejecutivo comunitario ve “esencial” el refuerzo del “abastecimiento y procesamiento local” de materias primas que se utilizan para fabricar baterías, así como la producción local de “complementes clave” que determinan el rendimiento de las baterías de iones de litio. Esto, ha advertido el eslovaco, exige inversiones “significativas” y una movilización “importante” de financiación pública.

Otro desafío de la UE en este ámbito que ha nombrado el vicepresidente de la Comisión Europea es la necesidad de satisfacer la demanda de fuerza laboral de este sector. Actualmente, ha afirmado Sefcovic, el mercado laboral europeo “no cubre suficientemente esta demanda”, por lo que es necesario pasar a la “formación sobre el terreno” a través de programas nacionales de empleo.

De los casi 70 proyectos que caen bajo el paraguas de la Alianza Europea de las Baterías, dos han sido calificados por la Comisión Europea como Proyectos de Interés Común. Entre los dos involucran a 59 empresas de 12 Estados miembros y el valor conjunto de sus inversiones públicas y privadas alcanza los 20.000 millones de euros.