BAT invierte 147 millones en Organigram, especialista en derivados del cánnabis

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La tabacalera británica British American Tobacco (BAT) ha adquirido a través de una filial una participación del 19,9%, valorada en 126 millones de libras (147 millones de euros), en la firma canadiense Organigram Holdings, suscribiendo con su filial Organigram un acuerdo de colaboración estratégica enfocado a la investigación y desarrollo de productos derivados del cánnabis dirigidos a un público adulto.

A través de este acuerdo, la propietaria de marcas como Lucky Strike, Camel o Pall Mall, ampliará su portafolio “más allá de la nicotina”. BAT y Organigram se otorgarán mutuamente licencia sobre determinada propiedad intelectual para el desarrollo de nuevos productos. Asimismo, las dos empresas podrán comercializar independientemente y bajo sus respectivas marcas cualquier producto desarrollado como resultado de esta colaboración.

Los fondos inyectados a través de esta transacción proporcionarán a Organigram un capital significativo para financiar su expansión comercial y acelerar sus actividades de I+D y el desarrollo de productos.

Como parte del acuerdo de inversión, BAT tendrá derecho a designar a dos miembros del consejo de Organigram, que cotiza en el Nasdaq y en la Bolsa de Toronto bajo el símbolo ‘OGI’.

“Creemos que esta colaboración tiene un potencial significativo para mejorar nuestras actividades, lo que nos permite combinar nuestra experiencia al tiempo que permite a los científicos de BAT y Organigram trabajar en estrecha colaboración y compartir información en tiempo real”, declaró David O’Reilly, director de investigación científica de BAT.

La multinacional británica se anotó un beneficio neto de 6.400 millones de libras (7.466 millones de euros) en el conjunto de 2020, lo que equivale a un incremento del 12,2% frente a las ganancias observadas en el año precedente, mientras que sus ingresos se mantuvieron prácticamente estables en 25.776 millones de libras (30.069 millones de euros).