Banca March apuesta por las bolsas europeas, los sectores cíclicos y las compañías de menor capitalización

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Banca March ve más potencial a la bolsa europea que a la americana y apuesta por sectores cíclicos, especialmente el industrial y el de consumo discrecional, y por las compañías de menor capitalización, que se verán fuertemente beneficiadas de la “gran reapertura económica” que prevé a finales de 2021.

Así lo ha puesto de manifiesto el director de Estrategia de Mercados de Banca March, Joan Bonet, durante la presentación de la estrategia de mercados de la entidad para este año, en la que ha explicado que la recuperación de la Bolsa en 2020 ha sigo gracias al efecto de anticipación que suele tener lugar antes de que la economía se recupere, mientras que 2021 será “un año de vuelta a la realidad” donde esos múltiplos que se han expandido se contraerán ligeramente, pero acompañados de un aumento de beneficios.

Según ha expuesto, la recuperación económica se aplaza a finales de 2021 y será asimétrica por sectores. Si bien sectores como el tecnológico, la transición energética, la economía verde o las industrias que se beneficiarán de la implementación del 5G seguirán creciendo y estarán presentes en las carteras de Banca March, Bonet ha resaltado el potencial de los sectores que se han visto más castigados por la pandemia, que crecerán fuertemente.

“Este año hay que ser capaces de combinar lo que lo seguirá haciendo bien estructuralmente con aquello que lo ha hecho muy mal y lo va a hacer bien”, ha indicado Bonet.

Al margen del sector bancario, que mejorará en la medida en que las curvas tiendan a ganar pendiente, y el energético, que en Europa se ha quedado “retrasado” pero que “comenzará a hacerlo bien”, los dos sectores cíclicos favoritos de Banca March son el sector industrial, que todavía tiene recorrido, y el de consumo discrecional, muy vinculado con la reapertura económica.

Asimismo, Banca March prevé un mejor comportamiento de las compañías de menor capitalización, que son las más penalizadas durante la contracción económica y por tanto las que tienen más potencial de crecimiento al llegar la recuperación.

La entidad también ha cambiado su sesgo regional y ya no tiene una preferencia por Estados Unidos frente a Europa. De hecho, prevé un incremento de la renta variable global del 7,2% a finales de 2021 (hasta un 11,8% en el escenario más positivo) y del 8,5% de la renta variable europea. Según ha apuntado el director de Estrategia de Mercados de Banca March, la renta variable española “va a oscilar en los entornos de la europea” y, dentro de las emergentes, la preferencia es China.

En cualquier caso, ha asegurado que la renta variable es todavía una opción atractiva frente a los bonos, mientras que en renta fija aconseja mantener posiciones cortas y preferencia por la deuda emergente, en la que recomienda tener exposición a divisa local.

OPORTUNIDADES TÁCTICAS Y ESTRATÉGICAS AL COMPONER LA CARTERA

De su lado, el director del Área de Productos de Banca March, Juan Antonio Roche, ha explicado que en las soluciones de inversión para 2021 hay que prestar atención a las oportunidades tácticas, derivadas del ciclo económico, y a las oportunidades estratégicas, derivadas de la transformación global.

En cuanto a las oportunidades tácticas, ha apuntado a los sesgos regionales (Europa) y sectoriales (sectores cíclicos), a los sesgos de capitalización (pequeñas y medianas empresas) y a la liquidez y renta fija de calidad, que seguirán penalizadas y cuyo espacio deben ocupar “otras alternativas de inversión”.

Respecto a las oportunidades estratégicas que se mantendrán en las carteras de Banca March “durante mucho tiempo”, Roche ha citado las infraestructuras, la sostenibilidad, la tecnología (subsectores como el 5G o la biotecnología) y la salud.

Según ha reconocido, combinar estos elementos en una cartera para un inversor privado “exige mucha metodología”, por lo que Banca March propone constituir un núcleo de la cartera que recoja la parte más táctica, relacionada con la recuperación económica, y que sea líquido y se gestione activamente.

“Una vez construido el núcleo, que va a dar retornos financieros más modestos, es necesario aplicarle ciertas palancas que nos permitan mejorar la rentabilidad a cambio de algo”, ha señalado.