Ayudar a mejorar la flacidez facial y corporal en la Clínica MAVE

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las inyecciones de Ácido Poliláctico consisten en aplicar un relleno dérmico bioestimulante, capaz de potenciar la producción del propio colágeno. Se establecen como uno de los tratamientos más innovadores para combatir la flacidez y rejuvenecer el rostro y el cuerpo. En Zaragoza, el centro clínico de medicina y cirugía estética MAVE dispone este tratamiento como una opción para obtener una piel más firme, joven y tersa.

La Clínica MAVE ha sido fundada por el doctor Mauricio Aguilar, médico cirujano egresado, en 1997, de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia, con homologación en España en 2005 y estudios de posgrado en Barcelona, en Medicina del Envejecimiento y Bases Clínicas en Medicina y Cirugía Cosmética. La amplia experiencia de este reconocido profesional guía a un equipo de especialistas en diversas áreas quirúrgicas y no quirúrgicas, para garantizar la belleza, en consonancia con la naturalidad.

Una piel más firme gracias a las inyecciones

A partir de los 25 años, las personas comienzan a perder su capacidad de producir colágeno y deben recurrir a fuentes externas del mismo, ya sea a través de la alimentación o ingredientes activos estimuladores de su síntesis.

El Ácido Poliláctico o PLA es una sustancia biodegradable que se aplica en pequeñas inyecciones, provocando una marcada mejoría del aspecto de la piel y su firmeza con lo que se consigue una disminución notable de arrugas, pliegues y otros signos de la edad.

La aplicación del Ácido Poliláctico en tejidos profundos de la dermis garantiza la estimulación de los fibroblastos para que generen el colágeno perdido mientras la sustancia inyectada se va absorbiendo con el tiempo, de manera que el PLA desaparece dando paso al nuevo colágeno, notándose la mejoría desde el primer mes.

El efecto lifting tiene una duración estimada de dos años, tiempo durante el que el paciente nota mucha menos flacidez en el rostro, específicamente en zonas como la malar, la supraciliar, cercana a la órbita ocular; la línea mandibular, las mejillas, el área de la barbilla o el pliegue del mentón, entre otras. Esta sustancia también puede aplicarse a nivel corporal como en glúteos para generar un efecto de levantamiento de glúteos, así como para dar firmeza a los brazos y mejorar el aspecto del abdomen, entre otras zonas.

Pocas sesiones con un proceso indoloro

A través de la página web de MAVE, por Doctoralia, o directamente los interesados en este tratamiento pueden solicitar una primera consulta donde el equipo médico evaluará el caso de manera personalizada y planteará el mejor procedimiento para lograr el efecto deseado. Para el cuello y los glúteos se recomiendan dos sesiones en promedio con diferencia de 4 a 6 semanas, mientras que para el rostro puede hacer falta alguna sesión adicional, dependiendo de la edad y condición de la piel del paciente.

La atención con excelencia en el trato y el buen hacer son algunas de las claves de la Clínica MAVE para aquellos que deciden quitarle unos cuantos años a su apariencia y sentirse rejuvenecidos con este tratamiento innovador, realizado por profesionales en permanente actualización.