Atlántida Travel: el retorno de los viajes de lujo

Por Jordi Benítez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Francesc Escánez empezó a trabajar en una agencia de viajes de lujo cuando tenía 19-20 años. De ahí pasó a crear una agencia propia, y de ahí a Atlántida Travel, que creó en 2002. Desde entonces no ha parado de crecer entre un 10% y un 20% anual en facturación. El año 2019 lo cerró en 40 millones de euros y siempre han estado en beneficios, hasta que llegó la pandemia. Escánez reconoce que las agencias están en una situación crítica, facturando en los mejores casos un 10-15% de lo que hacían, pero confía en que la aceleración de la vacuna estimule el interés en volver a viajar y facilite la recuperación de su negocio y el del turismo en España. De hecho, muchos clientes les llaman para manifestarles sus ganas de volver a viajar.

Atlántida Travel está especializada en viajes de lujo al extranjero. Hasta que llegó la pandemia, organizaba entre 1.000 y 1.200 al año. El precio medio por persona es de 5.000 euros. En algunos casos llega a los 10.000-20.000 euros si los viajes incluyen aviones privados o suites, por ejemplo. “Por arriba no hay cantidad máxima; por abajo sí. A partir de una cantidad no podríamos ofrecer el servicio de calidad que se espera”, explica Escánez.

La compañía no ofrece dos viajes iguales. Si un matrimonio les pide ir a Tanzania y al día siguiente una familia le solicita lo mismo, la propuesta no tendrá nada que ver. “Los viajes de novios son de los que más tocamos. Buscan una experiencia que recuerden toda la vida y están dispuestos a gastar algo más”, argumenta Escánez.

El fundador de Atlántida sabe bien cómo ofrecer experiencias espectaculares. A finales de los 70 fue pionero en la organización de viajes a Egipto y ya estuvo como guía acompañando a unos clientes en China, cuando todavía no era un mercado desarrollado. Todavía recuerda las fotos que hicieron a los edificios más altos de Shangái, de tan solo dos pisos; nada que ver con la actualidad. También ha organizado viajes a Birmania, un lugar ahora no visitable por la revolución militar. Allí se encontraron con una boda y en lugar de fotografiarla les fotografiaron a ellos, que eran la gran atracción: “Son las anécdotas que acaba recordando la gente”, señala Escánez, al igual que las experiencias cuidadas que les ofrecen. Entre ellas destaca “los safaris fotográficos de Kenia, Namibia o Tanzania: parar el ranger 4×4 en la llanura del Serengueti, poner una mesa y contemplar la puesta de sol con un gin tonic y unos cacahuetes; o los viajes con familias a Laponia para que los niños vean a Papa Noel, que les da un regalo de una carta que le hemos entregado previamente”.

Los detalles son clave, pero también la experiencia y los contactos que acumula esta agencia. Le permiten ofrecer una buena batería de servicios de valor añadido. Al ser miembro de Virtuoso, la red estadounidense exclusiva de viajes de alta gama, Atlántida Travel es socio preferente de cadenas como Four Seasons o Rosewood: “Económicamente no nos aporta nada, pero nos facilita dar a los clientes desayunos gratis o tratamientos de spa por 100 euros si pasan tres o cuatro noches en el hotel. Estos detalles pueden hacer que opten por ti en lugar de por otros”.

De cara al verano que llega, Escánez espera que funcionen destinos como el Camino de Santiago: “Es año Xacobeo, hay mucho contacto con la naturaleza y la gente que ha salido del Covid va a querer dar las gracias a que seguimos aquí”. En el extranjero apuesta por lugares como “la Toscana o Portugal, que ofrezcan garantías, seguridad, naturaleza. Viendo la evolución de la vacunación, destacaría también Dubái, las Islas Maldivas o los safaris a Tanzania y Kenia, que se vendían y se seguirán vendiendo. Las islas Seychelles son también un destino de garantías por su ritmo de vacunación. Costa Rica se va a vender en verano por su naturaleza; Egipto lo veo bastante factible; habrá que ver Estados Unidos, que es un destino que atrae mucho en España: California, Florida, que tiene a Disney World celebrando su 50 aniversario y puede ser muy atractivo para ir con niños… Guatemala también funcionará bien”.

Antes del Covid ofrecían ir a entre 150 y 160 países; tras la pandemia ofertan visitar entre 50 y 60 con garantías (algunos piden PCR). Escánez destaca que países como Turquía, Croacia y Grecia van a estar muy activos en verano, y España debe reaccionar para no perder un liderazgo turístico que le ha costado mucho conseguir. En este sentido, este catalán destaca lo bien que lo está haciendo Madrid: “Se está posicionando como una de las ciudades turísticas más importantes del mundo. Ahora va a abrir un hotel Four Seasons y un Mandarin Oriental que van a propiciar la llegada de un turismo de lujo muy bueno. Los clientes de este segmento son muy ‘procadenas’ por los altos estándares de calidad que tienen. Además Madrid destaca por sus museos y su gran gastronomía. Lo tiene todo para situarse entre las seis ciudades más visitadas del mundo en el año 2022. Se trata de hacer las cosas bien. No cuesta tanto”.