Aramco dobló el beneficio en 2021, hasta casi 100.000 millones

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Saudi Aramco registró un beneficio neto atribuido de 105.387 millones de dólares (95.351 millones de euros) en 2021, lo que representa una mejora del 114% respecto de las ganancias de la petrolera estatal saudí en el ejercicio anterior como consecuencia de la subida de precios del crudo y del aumento de los márgenes del negocio químico, informó la compañía, que pretende incrementar su capacidad de producción de petróleo y gas.

De este modo, la petrolera saudí ha declarado que destinará a dividendos 75.000 millones de dólares (67.857 millones de euros), incluyendo el abono de 18.800 millones de dólares (17.009 millones de euros) correspondientes al dividendo del cuarto trimestre.

La cifra de negocio de Aramco en el conjunto del pasado ejercicio alcanzó los 400.468 millones de dólares (362.331 millones de euros), un 74,2% por encima de los ingresos contabilizados por la compañía un año antes, mientras que los costes operativos de la empresa aumentaron un 52%, hasta 194.624 millones de dólares (176.090 millones de euros).

De cara al presente ejercicio, la petrolera ha incrementado sustancialmente su previsión de gasto de capital, que estima en un rango de entre 40.000 y 50.000 millones de dólares (36.190 y 45.238 millones de euros).

En este sentido, Aramco anunció su intención de impulsar su capacidad máxima sostenible de petróleo crudo hasta los 13 millones de barriles por día (mb/d) para 2027, y potencialmente aumentar su producción de gas en más de un 50% para 2030.

Asimismo, en su negocio de refino, la compañía planea expandir su capacidad de líquidos a químicos hasta 4 mb/d, mientras que también tiene la intención de desarrollar una capacidad significativa de exportación de hidrógeno y convertirse en un líder mundial en captura y almacenamiento de carbono (CCS).

«Aunque las condiciones económicas han mejorado considerablemente, el panorama sigue siendo incierto debido a varios factores macroeconómicos y geopolíticos», indicó el presidente y consejero delegado de Aramco, Amin H. Nasser.

«Nuestro plan de inversión tiene como objetivo aprovechar la creciente demanda a largo plazo de energía confiable, asequible y cada vez más segura y sostenible», añadió.