Ahora más que nunca, Montessori Village seguirá apoyando el futuro de niños y niñas

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La red de escuelas infantiles con método Montessori en España, denominada Montessori Village, surgió en Madrid en el año 2011. Cubre las etapas de Nido (0 a 18 meses), Comunidad Infantil (18 a 36 meses) y Casa de Niños (3 a 6 años), siguiendo los principios de la Asociación Montessori Internacional (AMI), que tiene el objetivo de mantener el estándar de calidad de la pedagogía.

Pone en marcha el periodo de matriculación para el siguiente curso, en el que incorpora nuevas ubicaciones y más tecnología para mejorar la comunicación con los padres.

Desde marzo de 2020, España estuvo inmerso en el estado de alarma más largo de su historia, derivado de la crisis sanitaria del Covid-19. En la actualidad, además, existe en Europa un conflicto bélico con resultados impredecibles. El impacto económico y social de estas crisis está siendo enorme y sus consecuencias tendrán duración en el tiempo.

En esta época de crisis e incertidumbre, es muy importante poner la atención en la solidaridad y en los valores, antes dispersos en la rutina del día a día. Ahora más que nunca la resiliencia, la educación emocional y el acompañamiento en valores cobran especial importancia. Sin esas herramientas el ser humano no estará preparado para los grandes cambios que están por venir.

Los principios del método Montessori

La educación Montessori, concebida desde el respeto y la observación más objetiva hacia el ser humano, analiza las grandes tendencias humanas, las cuales están siempre presentes en el propio ser y en el hacer.

Ese respeto, sumado al acompañamiento y a la observación objetiva, es necesaria en la educación para llevar a los niños y niñas a ser capaces de utilizar todas sus herramientas y potencial para convertirse en la sociedad del futuro.

Los principios Montessori están vigentes. Se fraguaron a fuego lento en tiempos de guerras y de entreguerras, en tiempos de crisis severas donde los niños supieron sacar lo mejor y avanzar en aquellos tiempos.

La sociedad actual tiene un reto importante y la educación será protagonista. «Hoy, en este periodo social particular, la educación está adquiriendo una importancia verdaderamente ilimitada. Y el mayor énfasis de su valor práctico se puede resumir en una oración: la educación es la mejor arma para la paz«, María Montessori, Educar para la paz (1949).

“Los niños y niñas han visto cómo se cerraban sus escuelas, privándolos así de un tiempo invalorable de aprendizaje y socialización. Ellos, nuestro futuro, se merecen la oportunidad de continuar aprendiendo y creciendo en entornos cuidados y saludables, desarrollando así todo su potencial como ser humano”, afirma María Giménez, Directora Pedagógica y Cofundadora del proyecto.

Las instalaciones de Montessori Village

El grupo cuenta con centros educativos Montessori Village en La Moraleja, Alcalá de Henares y Colmenar, en la Comunidad de Madrid y en Maresme y Sarrià, en la ciudad de Barcelona.

Las escuelas están ya ultimando los detalles para el nuevo periodo educativo y actualizando como cada curso la formación para educadores y familias. Para más información, se podrá consultar en la web de Montessori Village.

Esta red de centros educativos para la primera infancia (0-6 años) tiene la misión de ofrecer a las familias espacios de cuidado y aprendizaje para sus hijos, fieles a la filosofía y a la metodología difundida por la pedagoga María Montessori y la visión de ser centros de referencia en el desarrollo de la primera infancia por el valor y los efectos duraderos de su intervención en el aprendizaje y la motivación académica.

Les encanta participar activamente en un cambio hacia nuevos modelos educativos que ofrezcan herramientas a los niños para ser autónomos en el aprendizaje y no pasivos ante los nuevos conceptos.

Sus valores principales son la calidad del servicio, la competencia de su personal, un ambiente familiar, tranquilo y seguro, y la confianza en las capacidades del niño con respeto por la singularidad de cada uno y una conciencia social y ecológica.