Actiu: de muebles para el televisor a oficinas confortables, productivas y sostenibles

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Creaciones Berbegal, germen de Actiu, estaba especializada en los años 70 en la fabricación de mobiliario para el hogar. Su catálogo era de 1.500 referencias y realizaba unas 1.200 instalaciones al año. En esa época llegaron a España los primeros televisores, grandes y pesados. El fundador de la empresa, Vicent Berbegal, diseñó un mueble para colocar el televisor. El producto tuvo tal aceptación que supuso el despegue de la compañía hacia mercados internacionales.

Berbegal propuso a un grupo de empresarios del sector participar conjuntamente en las ferias internacionales para abaratar costes y tener más fuerza. Creaciones Berbegal comenzó así su expansión internacional. En los años 70 exportaba a seis países de Europa.

En los años 80-90 se creó la marca Actiu. Entró en el sector de la informática y home office. Fabricar muebles para el equipo informático fue un salto decisivo y en algunos momentos cuestionado por ser “demasiado moderno”.

Actiu empezó a recibir pedidos para su ‘mueble de informática’ hasta que las partidas se contaban por miles. Fue el comienzo de su transformación: de fabricantes de mobiliario para el hogar a especialistas en soluciones para entornos de trabajo

Con la llegada del nuevo milenio empezó a equipar grandes proyectos y a ser una marca reconocida internacionalmente. Estaba presente en más de 90 países de los cinco continentes. Su liderazgo en la fabricación y diseño de mobiliario para espacios de trabajo se consolidó en 2008 cuando inauguró su Parque Tecnológico, un amplio conjunto industrial donde concentra sus instalaciones logísticas y corporativas y parte de sus procesos productivos.

Los valores de Actiu son diseño, fabricación propia, sostenibilidad, apuesta por el territorio, innovación. Su proyecto reciente más importante es Cool Working by Actiu, un proceso de análisis y asesoramiento que identifica las necesidades del cliente y ofrece la solución óptima teniendo en cuenta el espacio, el estilo de trabajo que se desarrolla en él, la estética y la funcionalidad del producto que se va a implantar. “El objetivo final es conseguir trabajadores más felices y, por ende, más productivos. Numerosos estudios certifican que los entornos de trabajo agradables y estados de ánimo saludables incrementan la productividad y la creatividad. Por eso desde Actiu contribuimos, empezando por nuestra propia compañía, en la creación de espacios capaces de mejorar la vida de las personas”, explica Soledad Berbegal, consejera y directora de reputación de marca de Actiu.

La compañía ha mantenido en sus 50 años una evolución ascendente en facturación, número de empleados, presencia internacional o expansión de sus instalaciones. En 2019 facturó unos 90 millones de euros.

Está presente en más de 90 países, en los cinco continentes y emplea a más de 300 trabajadores directos y unos 150 indirectos. En torno al 50% de su facturación corresponde a mercados internacionales, principalmente Francia, Arabia Saudí, Reino Unido, Irlanda y Alemania.

Siempre ha mantenido su fabricación en Castalla, municipio del interior de la provincia de Alicante. Desde 2008 centró parte de sus procesos productivos, las áreas de gestión y logística en el Parque Tecnológico Actiu, un complejo industrial de 200.000 metros cuadrados diseñado por José María Tomás Llavador como una instalación autosuficiente y sostenible.

Desde Actiu siguen esforzándose por aportar productos con valor añadido para la nueva situación de pandemia, que se adapten a cualquier circunstancia y aporten seguridad. Según sus encuestas, muchas personas preferirían de ahora en adelante poder trabajar desde casa algún día de la semana. “No es aventurado afirmar que, fruto del consenso entre trabajadores y empleados, el trabajo en remoto puede continuar como práctica habitual y extendida. Cada vez se implantarán más modelos híbridos alternativos, con un ecosistema de espacios flexibles, que permita a los empleados trabajar desde el home office o en espacios satélites en hoteles, aeropuertos, restaurantes o zonas exteriores. Estos entornos ofrecen una alternativa que combina vida, ocio y trabajo y facilitan la colaboración, la socialización y el aprendizaje”, estima Berbegal.

Actiu quiere llevar a los hogares y espacios flexibles una línea de mobiliario que permita teletrabajar plenamente con total garantía de salud. Por eso ha creado una división de consumo a través del lanzamiento de la tienda online Actiu Store. Busca aportar al usuario final un mobiliario de alto rendimiento que, además de ergonomía certificada, aporte un diseño funcional y sostenible.

La compañía también ha desarrollado Gaia, una plataforma que sensoriza el mobiliario para obtener datos de uso y de las condiciones del ambiente que lo rodea. Esta tecnología pionera, conectada con la nube, pretende aportar el mejor entorno de trabajo a los usuarios, así como el conocimiento necesario para gestionar y obtener un alto rendimiento del mismo.