La rentabilidad financiera de las pymes creció entre el 25% y el 44% en 2021

Por Redacción

La rentabilidad financiera de las pequeñas y medianas empresas (pymes) creció entre el 25% y el 44%, según su tamaño, en 2021, de acuerdo con los datos del estudio ‘Las pyme españolas con forma societaria 2016-2020 y avance 2021’, elaborado por el Colegio de Registradores y presentado este lunes.

Este estudio refleja que la mayoría de las pyme se recuperaron a lo largo del año pasado del impacto provocado por la pandemia en 2020, e incluso algunas superaron la rentabilidad de 2019.

Las microempresas experimentaron con mayor fuerza el rebote de sus beneficios. La rentabilidad financiera de estas empresas aumentó un 44% en 2021, al pasar del 4,1% al 5,9%, según recoge el Colegio de Registradores.

La rentabilidad financiera de las pequeñas empresas mejoraron un 36%, pasando del 6,1% al 8,4% en 2021, mientras que las medianas subieron su rentabilidad financiera el 25%, pasando del 6,4 en 2020 al 8,4% en 2021.

El estudio del Colegio de Registradores también analiza la cifra de negocios y el resultado neto del ejercicio de las pymes. El resultado neto de las microempresas creció un 47% en 2021 respecto a 2020. En el caso de las pequeñas empresas, el aumento fue del 31,8% en ese periodo, mientras que las medianas empresas registraron incrementos del 22,6% en su resultado neto.

Las cifras de empleo en las pymes también constatan una resistencia mucho mejor en esta crisis que en la de 2008. Por segmentos de tamaño de empresa, las microempresas incrementaron globalmente el tamaño de sus plantillas en 2021, mientras que pequeñas y medianas las redujeron muy levemente, como informa el Colegio de Registradores.

Las microempresas incrementaron su empleo medio al pasar de 3,38 trabajadores por empresa en 2020 a 3,48 en 2021. En este caso, aumentaron ligeramente tanto los trabajadores fijos como los no fijos.

Las pequeñas empresas redujeron ligeramente su empleo medio total, al pasar de 18,82 trabajadores en 2020 a 18,75 en 2021. Las empresas de este tamaño muestran una ligera reducción del empleo fijo y mantienen el temporal.

Por último, el número de trabajadores también se contrajo en las medianas empresas, al caer de los 84,29 empleados en 2020 a 82,97 ocupados en 2021, sin alcanzar tampoco la cifra de 2019.

La tendencia general durante los últimos cinco años analizados en todos los segmentos de pyme muestra un avance de la contratación fija frente a un descenso de la contratación eventual, agrega el Colegio de Registradores en su informe.

El estudio también muestra la inversión de estas empresas en I+D, con una evolución «correlacionada positivamente con el tamaño empresarial». El número de pymes que declaran inversiones en I+D es superior a las que no lo declaran.

En cuanto a la intensidad de inversión en I+D, en el caso de las microempresas se observan los primeros lugares para empresas dedicadas a actividades de los servicios relacionadas con las tecnologías de la información y comunicaciones y alguna manufactura de tecnología media.

Entre las empresas pequeñas, los servicios de alta tecnología son los más representados, y comprenden a empresas vinculadas al ámbito de las tecnologías de la información y comunicación, las de investigación y desarrollo experimental y servicios de ingeniería.

El Colegio de Registradores concluye que la inversión en I+D de las empresas analizadas en su estudio se incrementa en los sectores más tecnológicamente avanzados.