Cristóbal Valderas, presidente de Clece: “Esta crisis no va a desaparecer a corto plazo”

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Con más de 1.500 millones de facturación y de 79.000 empleados en su plantilla, Clece es una de las principales compañías españolas en el campo de los servicios a personas, empresas e instituciones. Su actividad abarca sectores tan distintos como el cuidado de mayores, el alumbrado público o la logística. Pertenece a ACS, la firma presidida por Florentino Pérez.

El presidente de Clece, Cristóbal Valderas, afirma que durante la pandemia “hemos tenido que gestionar situaciones muy complicadas en todas las áreas en las que desarrollamos nuestro negocio”. A pesar de ello, han conseguido mantener el 95% de los puestos de trabajo y han hecho una inversión importante en máquinas PCR y test rápidos para sus trabajadores y visitantes de sus residencias. “Durante la fase más crítica hemos tenido que llegar a gestionar hasta 10.000 bajas laborales”, asegura.

Valderas afirma que “tanto el sector público como el privado hemos ido aprendiendo conforme ha evolucionado la pandemia, solucionando los problemas que iban surgiendo y tratando de gestionar la situación de la mejor manera posible. ¿Que se podía haber hecho y se podrían hacer las cosas mejor? Seguramente, pero esta situación ha sido nueva para todos. Lo que debemos hacer ahora es tomar nota de los errores para, en la medida de lo posible, evitar nuevos fallos e intentar trabajar para que la situación mejore progresivamente”.

Para que esto ocurra, considera vital la colaboración público-privada: “Esta crisis no va a desaparecer a corto plazo, y la situación empieza a volverse insostenible para muchas empresas que no pueden mantener en el tiempo este tipo de gastos, que además no están contemplados en ningún pliego de condiciones de ningún contrato público. De ahí que sea vital el apoyo de las administraciones públicas para que las empresas puedan continuar prestando el mejor servicio con todas las medidas de protección necesarias para ello, tanto para los usuarios de los servicios como para los trabajadores. Sin ese apoyo difícilmente se puede sostener en el tiempo una situación así”.

Valderas ve también necesario “replantear el modelo de cuidados de personas desde todas sus perspectivas. La crisis ha hecho aflorar muchas de sus carencias. Es importante impulsar un nuevo modelo que contenga elementos tan importantes como una mayor colaboración con la atención primaria o la integración de las familias en la gestión y la creación de centros más pequeños, todo ello con la necesaria dotación de mayores recursos económicos”.