Vocento se transforma para afrontar un futuro incierto

Por Gabriel González-Andrío

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los mentideros profesionales hablan de una guerra intestina en el Consejo de Administración de Vocento, que ha ‘quitado’ de la mancheta a la mítica Catalina Luca de Tena después de que esta familia la ocupara desde hace 117 años.

También se comenta que los Bergareche, encabezados por Santiago, han realizado algunos intentos para quitarse de en medio a Luis Enríquez, actual consejero delegado del grupo y ex de Unidad Editorial. Asimismo, se dice que los Ybarra siempre han estado de parte de este ejecutivo.

Pero mientras persisten los rumores de fusión, presuntas tensiones y cambios en las principales cabeceras, el grupo sigue su camino pensando en cómo rentabilizar las oportunidades en medio de esta grave crisis económica.

Enríquez explica que el futuro de Vocento “pasa por un plan estratégico que se ha visto afec- tado por la pandemia. El futuro tiene como pilar fundamental nuestros medios tradicionales (prensa regional, nacional y revistas), una parte del negocio orientada fundamentalmente a la protección de los márgenes, sobre todo en prensa escrita, a la que no renunciamos. Y en lo digital tenemos dos palancas claves: el pago, la recuperación del contacto bilateral con nuestros lectores e incidir en el acceso al lector que pudiera venir al margen del muro de pago. De- bemos buscar un cauce de mercado donde no dependamos de los grandes monstruos tecnológicos”.

Enríquez comenta que “es la publicidad programática por donde va el futuro de la explotación publicitaria digital. Aquí juega un papel clave el proyecto conjunto con Godó y Prisa: la plataforma marketplace Wimass”.

Dentro de los planes de diversificación, Vocento considera que “una parte está en la explotación de los Clasificados y la apuesta por nuestros sites inmobiliario y de coches. También están los eventos que desarrollamos dentro de cada una nuestras marcas tradicionales con los que hacemos eventos verticales, como la Gastronomía. Compramos Foro de Debate, dueña de Madrid Fusión, y después GSR y habrá más novedades sobre la consolidación de lo que espe- ramos que sea uno de los grandes operadores de la gastronomía mundial”.

Otro aspecto importante es la inversión que este grupo de comunicación ha hecho en agencias de marketing estratégico (con la compra de la agencia Tango). “Para redondear la propuesta a los clientes, ofrecemos publicidad convencional y no convencional, branded content –con la división interna Content Factory–, pero se nos quedaban fuera algunos anunciantes tradicionales de TV, gran consumo, alcoholes, marcas deportivas, etc., y era una oportunidad de ofrecerles una vertiente distinta de su explotación marketiniana”.

“La Formación es otra de las diversificaciones pendientes; en radio tenemos un acuerdo magnífico con COPE, que funciona de maravilla para ambos, con una simbiosis editorial perfecta; tenemos un canal de TV –aún sin ser estratégico– con partners como Viacom, y Disney es una vía de rentabilidad del grupo bastante asegurada”, añade.

En estos momentos, el mercado publicitario no da respiro y nadie se atreve a prever qué pasará dentro de un mes. “No tenemos cinco minutos de tranquilidad y por eso no hay campañas publicitarias, el GRP vivía un ámbito de decadencia que se está agravando en beneficio del hallazgo de perfiles. Los clientes tienen miedo y están retrayendo la inversión esperando tiempos mejores”.

Luca de Tena

Respecto a la “salida” del primer plano de los Luca de Tena, Alfonso Sánchez-Tabernero, catedrático de Comunicación Empresarial, considera que en Vocento “se han unido dos tradiciones accionariales: la vasca (con los Ybarra, Echevarría, etc.) y los Luca de Tena y ambas son centenarias. Cuando uno impone su criterio sobre otro y no logra imponerse pues es lógico que salga del proyecto. Esto pasa con fusiones bancarias y con compañías de comunicación, siempre hay una cultura que acaba imponiéndose”.

Enríquez comenta que “los Luca de Tena no han salido del grupo, siguen teniendo su representante en el Consejo de Administración de Vocento, con su 10% en Tacto, siguen estando en la Junta de Fundadores de ABC, es un apellido ligado a ABC íntimamente, con cuatro generaciones implicadas. Ellas tienen alguna discrepancia con métodos y modos y espe- ramos que dentro de un tiempo todo volverá a su cauce y estarán más presentes, aunque se hayan apartado un poco de su participación en el proyecto de ABC, pero lo deseable es que vuelvan”.

Sobre la posibilidad de que el grupo acabe fusionándose , Enríquez señala que “las fusiones siempre han estado ahí (nosotros y Unedisa ya lo hemos vivido), pero es un sector complicado porque, además de la parte financiera, hay otros condicionantes editoriales, etc., y eso lo dificulta todo un poco más. Meterse ahora en esto no parece oportuno ya que no es el mejor entorno de integración, pero no lo descartamos en absoluto en un futuro, aunque no hay negociaciones en vigor”.

Audiovisual

Respecto al mercado audiovisual y la revolución provocada por los Netflix, HBO, Apple TV o Amazon Prime, “no vamos a competir con las plataformas, pero estamos creando una producción audiovisual de no ficción de un gran nivel y ahí puede haber acuerdos para ambas partes”.

El futuro es complicado para todos los medios y Vocento no es una excepción. El consejero delegado de Vocento comenta que “los resultados van a caer –los de todas las empresas–, pero tenemos que contener esa caída y tendremos que ser exhaustivos con el control de costes, pero ese control no nos debe llevar a debilitar activos de nuestro negocio”.

Sánchez-Tabernero considera que “Vocento tiene, además de ABC, marcas periodísticas regionales muy fuertes y dominantes (del 60 o 70% de cuota de mercado), y posee capacidad de generar ingresos gracias a soportes muy variados”. “Esta situación privilegiada le permitirá recuperar los ingresos que han perdido como el resto de medios”. “Lo importante de cualquier compañía es que al frente tenga a alguien con un proyecto razonable cuya base esté en hacer una propuesta de valor diferencial y que los costes laborales, etc., sean inferiores a los ingre- sos que se generen”, agrega.