3.10 Celler, la maravillosa experiencia de disfrutar de vinos ecológicos

Por Remitido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El verano seco y las heladas noches de invierno de la isla de Mallorca gestan lentamente la maduración de las uvas en las 10 hectáreas del viñedo de dos hermanos, quienes, junto con su socio, constituyeron el 3 de octubre de 2012 la idea de elaborar vinos ecológicos de producción limitada, un verdadero deleite para los sentidos.

Así nace la marca 3.10 Celler, destacada por elaborar cuatro versiones embotelladas para quienes buscan redescubrir el sabor y aroma únicos de la fabricación natural y respetuosa con el medio ambiente.

Calidad en los productos de carácter propio

En Pla de Llevant, al este de Mallorca, esta bodega familiar procesa mayoritariamente las uvas callet, prensal blanc y giró, autóctonas de la zona y otras variedades como merlot, sauvignon blanc y sirah, que se cultivan en los viñedos de 3.10 Celler ubicados en Manacor, Porreres y Felanixt. De estas tierras brota el fruto extraordinario que da vida a vinos exclusivos, posicionados en diferentes puntos de venta de la geografía española, no solo en tiendas especializadas en productos ecológicos, sino en bares y restaurantes.

En las pequeñas bodegas de 3.10 Celler nacen vinos de intenso aroma y brillante color, cualidades que se obtienen a partir del cuidado de la tierra con productos naturales, de materia orgánica compostable, abonos verdes y cubiertas vegetales que generan más levadura entre los hollejos de las uvas, para otorgar mayor acidez y a la vez menos PH.

De la cuidadosa crianza en barriles de roble, nacen las cuatro estrellas de la marca mallorquina que cada día se posicionan con mayor fuerza entre quienes buscan vinos de calidad, con impronta propia. Los nombres de cada referencia provienen de las “rondalles” o cuentos tradicionales de la isla, que han pasado de generación en generación.

Exclusividad y cuatro estrellas de regalo al paladar

“Sitra”, como se le llama a la bicicleta en Porreres, es el nombre que se le ha dado al vino blanco que forman las uvas sauvignon blanc, giró y chardonnay, para confluir en un líquido amarillo verdoso pálido, de sabor persistente, equilibrado, de acidez muy bien integrada. Para los que gustan del vino rosado, la versión “Estel” es la ideal para degustar la frescura, suavidad y aroma cítrico de la uva callet, combinada con la merlot y la sirah.

Los tintos que ofrece 3.10 Celler son un verdadero homenaje a la elegancia y el buen gusto, con sus presentaciones «Ruc», de color granate intenso, además de un equilibrio de sabores entre lo ácido, la tanicidad y el alcohol al 14 %. Las uvas cabernet, merlot, callet y sirah confluyen para ofrecer una fiesta de intensidad en el paladar. Un nivel superior presentan estas bodegas con el vino “Mr. Ruc”, de producción muy limitada, con 12 meses de maduración en barriles de roble. Esta condición que le aporta un aroma ahumado, un agradable sabor dulce y un impactante color rojo violáceo.

Esta empresa nació con la ilusión de tres personas amantes del vino con el objetivo claro de transmitir esta pasión al máximo número de personas posible. Con su proyecto y con su pequeña bodega quieren demostrar que los vinos ecológicos hechos desde la pasión y desde el cuidado son también vinos exclusivos que la gente disfrutará y recordará.

Una visita a su página web es un viaje por su historia, que ha sabido respetar cada proceso de la fabricación de un producto exclusivo, capaz de despertar los sentidos de los amantes de lo natural.