Renfe se alía con Blue Prism para su transformación digital

Por Redacción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Blue Prism® (AIM:PRSM) ha anunciado su colaboración con Renfe para impulsar la automatización inteligente de la compañía. La implantación del software de Blue Prism está permitiendo al Grupo Renfe avanzar en la mejora de la experiencia de sus empleados, reduciendo éstos el tiempo dedicado a tareas administrativas y orientándose a la mejora del servicio y a labores de mayor valor añadido, lo que se ha traducido en una mejor experiencia del cliente y un ahorro de costes. Renfe cuenta ya con 12 Robots y 6 en fase de pruebas, y entre los logros alcanzados, el tiempo de emisión de facturas se ha reducido en un 87,5%. Además, ante la demanda multitud de cambios de horarios por el COVID-19, la automatización ha permitido reducir en más de un 75% el tiempo dedicado a la puesta a la venta de un tren, mejorando la gestión de la venta de billetes y liberando más de 19.000 horas de trabajo. El proyecto esta permitiendo a la compañía adaptarse al nuevo escenario provocado por la liberalización del transporte ferroviario de viajeros y el COVID-19 para prestar un mejor servicio.

En el marco del acuerdo con Renfe, a través de su filial LogiRAIL, Blue Prism ha colaborado en el impulso del Centro de Robótica e Inteligencia Artificial de LogiRail en Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Se trata del primer centro de competencias digitales de Renfe. El proyecto, que generará cerca de 40 puestos de trabajo cualificados, supone el desarrollo de las tecnologías digitales más avanzadas de robotización y análisis inteligente de datos.

La tecnología de Blue Prism esta impulsando la automatización inteligente en Renfe, tanto en la gestión de los procesos internos como en aquellos que interactúan directamente con los clientes. Como resultado, además de reducir el tiempo de emisión de facturas en un 87,5%, permitiendo a los clientes recibir las facturas en un plazo máximo de 12 horas a partir de su solicitud, en lugar de las 96 horas anteriores, y mejorar la gestión de la venta de billetes, también se han reducido los errores en el registro y modificación de los trenes. En cuanto al ahorro de recursos, la liberación de más de 19.000 horas de trabajo anuales, permitiendo a los empleados dedicarse a actividades que, por falta de personal, no se llevaban a cabo con la precisión y el control que debían.

Además, la implantación de Blue Prism ha proporcionado a Renfe la agilidad para hacer frente a los cambios requeridos debido a la situación provocada por el COVID-19, modificando a tiempo los servicios ofrecidos. La automatización de este proceso ha permitido seguir prestando servicio durante la pandemia, cumpliendo con la normativa vigente en todo momento.

Este proyecto se enmarca en los objetivos de digitalización del Plan Estratégico 2019-2023 y tiene como finalidad impulsar la eficiencia operativa, acelerar la transformación digital de Renfe y situar a la compañía en el conocimiento y aplicación de tecnologías digitales claves en el escenario de liberalización. “Debido a la liberalización del transporte ferroviario de viajeros y la entrada de los competidores actuales, Grupo Renfe se ha fijado como prioridad la mejora de la experiencia del consumidor, así como la eficiencia de los procesos, reduciendo el tiempo de las gestiones, aumentando el control y la calidad, evitando errores humanos y garantizando la escalabilidad futura. La incorporación de la tecnología de automatización inteligente permite una mejor experiencia de consumo y un incremento en la productividad de los empleados del grupo, que pueden dedicar más tiempo a actividades con mayor valor añadido”, afirma Isaías Táboas, presidente de Renfe. “Los procesos que Renfe ha automatizado han permitido demostrar dentro de la organización las capacidades de la tecnología Robotics Process Automation (RPA), lo que ha llevado a una mayor demanda de esta tecnología que sin duda transformará aún más la experiencia de los clientes de Renfe y sus empleados”, indica Táboas.

“Es una gran satisfacción que Renfe haya apostado por nuestra tecnología para adaptarse al escenario del coronavirus y hacer frente con eficacia a la nueva competencia, siempre teniendo en cuenta la mejora de la satisfacción de sus empleados y clientes”, ha señalado José Manuel García Gavilán, Country Manager de Blue Prism para España y Portugal. De todas las oportunidades identificadas para mejorar la eficiencia, la compañía ha apostado por automatizar los procesos que aportan el mayor valor, tanto al grupo como a sus clientes. Entre otras funciones, los trabajadores digitales de Blue Prism pueden conectarse a las aplicaciones, hacer uso del Procesamiento del Lenguaje Natural, emitir facturas directamente al cliente, identificar desajustes de tiempo en los trenes, o elaborar cuadros de mandos con las métricas y estadísticas establecidas.